La mejor leche. Una larga historia de beneficios para la salud.

Los humanos comenzaron a disfrutar de la leche siglos antes de la invención de la galleta. La evidencia más antigua encontrada por los arqueólogos muestra que en Europa y Asia, hemos estado tomándola desde la Edad del Bronce (3000 a.C.). Es posible que estos ancestros no conocieran los beneficios de la leche para la salud, pero gracias a la invención de la ciencia, sabemos que un nutritivo vaso de 8 onzas de leche de vaca ofrece ocho gramos de proteínas de alta calidad y nueve nutrientes esenciales, que incluyen calcio, vitaminas B, potasio, vitamina D y más. Los beneficios de la leche de vaca para la salud, como el control de peso y la buena salud de los huesos, están respaldados por décadas de investigación y datos creíbles.

El supermercado de hoy ofrece una gran variedad que cambia constantemente de alternativas de leches no lácteas derivadas del salvado de avena, la soja, la almendra y más. Con tantas opciones para considerar, puede ser un reto saber qué es lo mejor para ti y tu familia. Pero en términos de nutrición, valor y sabor, los antiguos tenían razón: una amplia evidencia demuestra los beneficios únicos de la leche de vaca.

La leche fresca y 100% natural de vacas criadas en granjas de California es una fuente conveniente de nueve nutrientes esenciales, sin ningún ingrediente procesado artificialmente, por menos de 25 centavos por porción. Incluso con precios más altos, los sustitutos no pueden capturar el sabor y la sensación que caracterizan a la leche de vaca y que solo se obtiene de la leche de verdad. No hay nada que complemente tantos alimentos y bebidas como la leche natural sin fortificar, la puedes disfrutar en el cereal del desayuno, en el cafecito de las 3 p.m. y hasta en una tasita caliente en la noche.

CATEGORÍAS

ETIQUETAS

Comparte