Datos directos: las hormonas y la leche

Si bien puedes estar seguro de que toda la leche producida en los EE.UU. es pura y segura, algunas leches se etiquetan como “libres de hormonas”, lo que plantea la pregunta: ¿hay hormonas en la leche?

Aquí están los datos claros: todos los seres vivos, desde los vegetales hasta los animales y el cuerpo humano, tienen hormonas. Las vacas lecheras producen naturalmente una hormona de crecimiento llamada “somatotropina bovina”, que ayuda a la producción de leche. Algunos granjeros complementan esto con una hormona segura y sintética llamada rBST. Casi el 90 por ciento de estas hormonas se destruyen durante la pasteurización, y las cantidades restantes se descomponen por el cuerpo durante la digestión. Ambas hormonas son específicas de la especie, lo que significa que no tienen ningún efecto sobre el cuerpo humano. Y después de años de uso de la rBST, no se ha demostrado que exista un vínculo claro entre el consumo de productos lácteos, incluida la leche, con problemas de salud, como la pubertad temprana o el cáncer de mama. Las principales organizaciones de salud, incluidas la Administración de Alimentos y Medicamentos, los Institutos Nacionales de Salud, la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Médica de Estados Unidos, respaldados por pruebas científicas, apoyan la opinión de que la leche de las vacas tratadas con rBST es segura.

En pocas palabras: puedes disfrutar de la leche de cualquier forma sabiendo que se encuentra entre los alimentos más regulados y seguros disponibles. O si lo prefieres, la leche orgánica u otras formas de leche sin hormonas están ampliamente disponibles.

CATEGORÍAS

ETIQUETAS

Comparte